Con síndrome de down completa un Ironman

Este estadounidense de 21 años se ha convertido en el primer triatleta con síndrome de Down de la historia que completa en un Ironman.

140
Chris Nikic

Espectacular lo que se ha vivido este sábado por la noche en el Golfo de México. Una de esas historias que nos dejan boquiabiertos y nos hacen creer que sí, que todo es posible cuando le pones empeño y por muchas adversidades que se cruzan en tu camino. En esta ocasión quien nos ha dado la lección ha sido el triatleta Chris Nikic. Este estadounidense de 21 años se ha convertido en el primer triatleta con síndrome de Down de la historia que completa en un Ironman. Corriendo junto a su guía, Dan Grieb (17 Ironman completados) Nikic ha cruzado la meta en el Ironman de Florida en 16 horas, 46 minutos y 9 segundos. Una completa barbaridad.

Una historia de pura superación
No ha habido ningún tipo de trato especial ni de privilegio. Al contrario, Chris se ha trabajado como cualquier otro participante su llegada a la meta. 3,86 Km. nadando, 180 Km. pedaleando y, finalmente, completar 42 Km. corriendo. Una hazaña que está al alcance de muy pocos y que Nikic ha conseguido llevar a cabo gracias a un trabajo tremendo previo de preparación. Si hubiese cruzado la meta 13 minutos y 51 segundos más tarde, el tiempo no se hubiera homologado. Ha completado la prueba con los siguientes registros: 1.54.39 en el nado, 8.12.37, en la bici y 6.18.48 en el maratón.

Hace dos años no podía ni correr un kilómetro
“Tener el síndrome de Down significa que tengo que trabajar más duro que todos los demás. He aprendido a trabajar más duro en la vida, y eso me ha ayudado a estar listo para el Ironman“, ha asegurado Nikic antes de empezar. “He pasado de apenas poder hacer nada, a correr un triatlón de distancia olímpica”, ha comentado Nikic, que dos años atrás apenas era capaz de correr dos kilómetros.

La vida de este joven ha sido un constante desafío, lleno de obstáculos y de contratiempos. De todos ha logrado salir adelante, por lo que el Ironman no ha sido sino otra muesca más y otra lección para el mundo. A los cinco meses fue intervenido a corazón abierto, hasta los cuatro años no aprendió a andar y no empezó a comer alimentos sólidos hasta los 5. A los 17 fue intervenido de cuatro operaciones de oído.

Fuente: Sport.es