Ismael Escudero

El Argentino Ismael Escudero residente oriundo de Mar del Plata pero residente en Santiago de Chile se llevó la prueba con comodidad.
La competencia atlética se llevó a cabo en la isla 25 de Mayo, identificada por los chilenos como Rey Jorge, y el circuito fue trazado en el trecho que separa a las bases chilena y china.

El «Maratón de la Antártida» se desarrolló en el sector de bahía Guardia Nacional, un sitio con geografía irregular, sobre un terreno que en su mayoría está cubierto de hielo y donde se descargan con frecuencia precipitaciones de nieve.

Se trató de un recorrido complicado, con mucha piedra, subidas y bajadas que se sumaban a las inclemencias climáticas. Compitieron atletas argentinos, australianos, españoles, estadounidenses, chilenos y además se sumaron algunos corredores espontáneos, miembros de las bases argentinas, uruguayas, chinas, rusas y norteamericanas, totalizando 56 participantes.

En el momento que se inició la competencia, la temperatura alcanzó a registrar diez grados bajo cero.
“El argentino especializado en trail running Israel Escudero fue el ganador de la competencia superando ampliamente a los demás atletas, ya que alcanzó a completar 35k (5 de las 6 vueltas previstas) en un tiempo de 2.30.52 h. El segundo mejor tiempo fue de Gabriel Durán Miranda que recorrió 28k en 2.26.14 h”.

Escudero, que actualmente reside en Santiago de Chile, es uno de los grandes corredores de trail running del país transandino. «Corrí en un escenario espectacular, quedé muy impresionado por el paisaje», declaró luego de coronarse.

Se destacó también en el evento la presencia de Albertina Zúñiga, la participante de mayor edad, quien con 80 años aspiraba a correr los 42 kilómetros pero la cancelación del evento la sorprendió a quince kilómetros de la meta, “distancia que recorrió en un tiempo de 2.16.38 h”.
“Si bien la carrera se iba a extender por cinco horas, a las dos horas, por razones climáticas, se tuvo que acortar (en siete kilómetros) para que todos los atletas suban al avión al mediodía y pudieran llegar sanos y salvos a Punta Arenas para celebrar el triunfo deportivo en el extremo sur del mundo”.